Por LUVOS AMARO

Petatlán.- La severa crisis de actual temporada de estiaje se intensificará en el próximo mes de mayo, así lo han considerado diversas fuentes oficiales en los municipios de Petatlán, Zihuatanejo y la Unión, la situación es similar en el resto de la Costa Grande, debido a la escasez de lluvias de los últimos tres años, que prende los focos ámbar para la prevención de afectaciones al sector ganadero y campesino de la región, pues ahora los mantos freáticos han desaparecido dos meses antes que el año anterior.

Los factores como el cambio climático, la falta de lluvias desde hace tres años, aunado a la extracción en algunos lugares de material pétreo hacen que los mantos freáticos baje a su máximo nivel, lo mismo ante la gran problemática que genera la forestación de los bosque que por años sea mantenido en la sierra de Guerrero,  hoy cobra sus efectos directos en la población que se prevé que en el próximo mes de mayo resentirá los mayores efectos.

Entrevistados por separado, Víctor Ávila Molina, jefe del agua potable del municipio de la Unión, reconoció que la resequedad de los ríos se comenzó a sentir desde hace un mes, por lo cual las personas tiene que recurrir a comprar pipas; en el puerto de Zihuatanejo, la directora general de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Zihuatanejo, Elizabeth Cruz López, particularizo que en este municipio, lo que más afecta es la extracción del material pétreo de grava y arena que retienen la humedad, ante la falta de estos materiales esto afecta los niveles para la extracción del vital líquido.

En el municipio de Petatlán, el regidor de la Comisión de Ecología y Turismo, Francisco César González Avilés, afirmó que este año se vislumbra que será un problema muy severo para la ganadería y agricultura, debido a que en los últimos año no ha sido constantes las lluvias, que son las que mantiene el manto freático, “en los ojos de agua, se han secado o han bajado sus niveles”, el panorama anterior es el mismo para el resto de la Costa Grande.