Por LUVOS AMARO


El turista extranjero Alex Wilton que fue atacado por un tiburón en Playa Manzanillo de Troncones, lamentó la actitud de las autoridades y empresarios Hoteles de este balneario, pues coincide que han sido omisas y trataron de ocultar lo ocurrido en ese lugar turístico, ante el temor de la caída de turismo en la próxima temporada de Semana Santa

Sin embargo el turista extranjero quien aún permanece hospitalizado en la Clínica Mediciel en Zihuatanejo, con una herida en el muslo derecho tiene una longitud de cerca de 20 centímetros, “ algo lo mordió en el agua” afirmó una fuente cercana al herido que matizó su comentario pues justificó el mismo al señalar “el animal solo lo vio la víctima” cuando se encontraba en la playa bañándose entre las rocas frente a una casa de descanso, “no estaba surfeando” como se tergiversó por las autoridades que conocieron del caso, precisó la fuente.

El mismo afectado confirmó que no fue con las rocas como se hirió, como las autoridades informaron para algunos medios de comunicación locales, que nunca confirmaron lo ocurrido.

Sin embargo los empresarios hoteleros solicitan a las autoridades de los tres niveles de gobierno, atender con seriedad el hecho, pues de acuerdo a pescadores para #zihuaenfoque, en esta temporada llegan corrientes de agua fría, que traen la presencia de escualos, identificados como “Tiburones Toro”, por lo que opinan que se debe de monitorear y evaluar por parte de Protección Civil Estatal, la presencia de tiburones para evitar algún otro incidente con algún bañista.

Cabe recordar que el 29 de abril del 2008, el turista estadunidense Adrián Ruiz, de 24 años, fue atacado por un tiburón tigre frente al hotel Mi Casa es su Casa, de Troncones, cuando surfeaba a unos trescientos metros de la orilla; el animal le mordió el muslo derecho que le causó la muerte por pérdida de sangre, en esa misma temporada de corrientes de agua fría hubo tres ataques, el primero en Troncones, Playa Linda y Pantla, dos de los surfistas murieron, solo uno logró sobrevivir, las autoridades estatales y de turismo, no cerraron las playas para evitar el impacto negativo de la noticia y nunca entregaron el diagnóstico que se comprometieron en hacer con biólogos y expertos en ataques, de cuáles fueron las causas del comportamiento agresivo de los tiburones y los que integraban el equipo, no brindaron posteriormente ninguna entrevista sobre el tema.

Fotos: Fernando Arrieaga